DVD
Objetivo: matar a Franco
 (1995)
In Collection
#546

Seen It:
Yes
Documentary
Spain  /  Spanish

Director Ignacio Sánchez

Edition Details
Region 0
Nr of Disks/Tapes 1
Personal Details
Links Watch it online

Notes
ELPAIS.COM

Los planes fracasados para matar a Franco, el miércoles en TVE
El programa recoge el testimonio de anarquistas y ex etarras

LL. R., - Barcelona - 20/11/1993

Los intentos de atentar contra la vida de Franco se repitieron durante la dictadura del general, pero la protección que le rodeó, la represión ejercida por el dictador y el complejo de fracaso con que trabajaban aquellos que proyectaban terminar contra la vida de Franco contribuyeron a que todos los intentos fracasaran y el general muriera en una cama del hospital La Paz de Madrid en 1975. Ésta es la conclusión de la periodista Llúcia Oliva después de los nueve meses que le ha supuesto la investigación de Objetivo, matar a Franco.

El reportaje, de una hora, está previsto que sea emitido porTVE-1 el próximo miércoles 24, después de Valor y coraje, e incluye entrevistas con anarquistas y ex etarras. A partir de un libro de Eliseo Bayo, Los atentados contra Franco, y de reportajes realizados por la segunda cadena de Televisión Española y por Canal 9, y de artículos de prensa, Llúcia Oliva, ex corresponsal de Televisión Española en Moscú, inició el reportaje, que ofrece datos documentales que demuestran la existencia de proyectos para atentar contra la vida de Franco desde una horas antes del levantamiento militar del 18 de julio de 1936 y hasta el año 1970. "Al principio se trataba de confirmar mediante fuentes documentales algunas de las afirmaciones del libro de Bayo y de los artículos de prensa sobre el tema, pero enseguida empezaron a salir cosas que no esperaba", recuerda Oliva, "y, en concreto, que no sólo los anarquistas intentaron acabar con Franco".El primer intento, justo antes del levantamiento, fue objeto de estudio e investigación de historiadores y prensa canaria, "pero el resultado de estas investigaciones no había salido de las islas Canarias", explica Oliva. "Ésta es la primera vez que un reportaje recoge las declaraciones de testigos y que una televisión tiene acceso a los archivos y los documentos que prueban esos proyectos de atentado, y demuestran que varias personas pagaron con su vida o con la cárcel su implicación en intentos de deshacerse del general" añade.

Para elaborar Objetivo: matar a Franco -cuya realización corre a cargo de Ignacio Sánchez-, Llúcia Oliva entrevistó a más de cincuenta personas. De ellas, 28 aparecen en el reportaje para corroborar la existencia de los diferentes proyectos de atentado. Oliva manifiesta que la reacción de las personas con las que habló fue muy diversa: "Muchos me dieron datos que me sirvieron para continuar alguna pista, pero todavía hay mucha gente que no quiere volver al pasado y que se negó a hablar con nosotros. Y, en general, las personas que estuvieron en el círculo de Franco tampoco han querido hacer declaraciones"
Mutismo

Oliva tropezó con algo más que el mutismo de los que podían hablar de los hechos: "Todos ellos tienen ahora entre 70 y 90 años, e incluso alguno que aparece en el programa ha muerto después de intervenir en el reportaje". Este es el caso de Ramon Rufat, miembro del servicio de espionaje de la República. En cambio, Oliva asegura que ha encontrado colaboraciones muy valiosas, "como la de anarquistas y ex etarras". Sobre estos dos últimos grupos, la periodista concluye que "mucha gente que participó en proyectos de atentados ha evolucionado políticamente y hoy en día ya no está a favor de la lucha armada".El general Eduardo Blanco, que fue jefe de los Servicios de Información y director general de Seguridad durante el franquismo, explica en el reportaje cómo la acción policial evitó que los intentos de matar a Franco tuvieran éxito. "El régimen franquista utilizó todos los medios de que disponía para evitar que trascendiera la existencia de estos proyectos de atentado", apunta Oliva, "pero, en cambio, en los archivos de la policía existían carpetas con el epígrafe Atentados contra Franco, que ahora se encuentran en el Archivo Histórico Nacional."Soy una rata de biblioteca", confiesa Llúcia Oliva, "por eso no me ha importado pasarme horas y horas entre papeles y seguir, en muchas ocasiones, pistas falsas. Algunos de los puntos de la investigación se habrán quedado en el misterio, porque todavía tiene que pasar más tiempo para que se puedan encontrar y consultar algunos documentos". La periodista considera que ha podido llevar a cabo su investigación porque, 18 años después de la muerte de Franco, "hay mucha gente consciente de que las generaciones actuales tienen derecho a saber qué pasó en realidad durante la dictadura".